No quieres leer? escucha la nota aquí!
Voiced by Amazon Polly

Por Gerardo Esqueda

Una encuesta de salida antes de cada elección en México ha sido una herramienta muy utilizada por diversas compañías especializadas y medios de comunicación que se “jactan” de decir la verdad en sus encuestas o decir “como lo anticipamos”, pero no todas son reales y son acomodadas “a modo $” del candidato que llegue al precio.

Las encuestas de salida están muy lejos del propósito por la que fueron creadas, ya que en el años de 1936, Literary Digest utilizó una muestra significativa de 2.3 millones de votantes, en la cual habían determinado que la población norteamericana tendía a simpatizar con el Partido Republicano.

Todo esto fue hecho una semana antes del día de las elecciones presidenciales, fue reportado que Alf Landon del Partido Republicano era, de lejos, mucho más popular que Franklin D. Roosevelt del Partido Demócrata.

Al mismo tiempo, George Gallup condujo una encuesta mucho más pequeña, pero con mejores bases científicas, utilizando muestras demográficas representativas.

Gallup predijo la victoria de Roosevelt, en 1936, (quien fue reelecto cuatro veces) generando el primer hito en la historia de las encuestas de opinión pública.

John F. Kennedy, Presidente de Estados Unidos entre 1961 y 1963, fue el primer candidato a la Casa Blanca que se basó en encuestas para su estrategia de campaña.

Comprendió la necesidad de estudiar las opiniones y actitudes del público en general y partiendo de esta idea, utilizó las encuestas para definir los puntos fuertes y débiles que le atribuía la gente, así como para evaluar tanto a sus oponentes como los temas de actualidad y para ayudarle a perfilar la planificación de su campaña.

Entérate:
Anaya copia a marca de mamilas para bebé

Sin embargo, todo lo anterior fue echado por la borda en nuestro país, debido a que estas encuestas que en otra hora fueron bases significativas para realizar campañas y lineamientos de una campaña, ahora son compradas.

La gente dirá que no hay bases para sostener lo anterior, pero la base está en que la metodología que utilizan NO son convincentes he incluso No son explicadas a la población que las lee en medios impresos u observar a través del televisor.

Es tan “torpe” la metodología que, en una misma ciudad como por ejemplo (Monterrey), no exista una concordancia al finalizar un debate presidencial: El Norte de grupo Reforma, da como vencedor a el candidato de Acción Nacional, mientras que Milenio da al candidato del Partido Revolucionario Institucional.

Y lo anterior va de la mano con las hechas por tv azteca, televisa, el horizonte, por mencionar a algunos medios de comunicación, todos hacen las encuestas, pero ninguno explica la forma que las hacen.

Se ha preguntado o ha sido abordado por alguno de estos encuestadores?; Le han llamado por teléfono?, contestó en redes sociales?, si no contesto cuenta como voto a favor o en contra?, difícil, verdad?, todos nos hacemos las mismas preguntas…

La otra pregunta que queda en el aire, la gente que no tiene redes sociales, inclinará la balanza?, los que no saben leer?, los pobres?, los miserables?, la gente de camión?, la gente de la tercera edad?.

Pero todo tiene un fin y propósito, hacer ganar a su candidato, porque aunque es un secreto a voces, todos saben que si pones a uno u a otro candidato como ganador “virtual”, eso adentrará en el subconsciente de la gente en donde el único perdedor será el votante, porque los medios de comunicación ya ganaron y mucho en las encuestas de salida.

Entérate:
Anuncian Alianza por Escobedo

Vote y vote por usted, por sus hijos por su comunidad, No vote por lo que dicen las encuestas.

 

 

 

Deja un comentario