DESDE EL INFIERNO:

Fanfarrón como el propio Diablo estaba Abel y su esposa Luz, los dos, se frotaban las manos y sonreían mientras el diabólico Plan construían.

Todos; perros, gatos, pordioseros, bandidos y rateros eran convocados al encierro.

Unos llegaban elegantes, otros hediondos. Algunos venían contentos y otros más con sus correas al cuello moviendo sus colas pelonas al placido viento.

Léelo...
Cobra Alcalde de Ciénega "moche" a taxis piratas

Querían demostrar que su infierno es grande y su fuego alcanzaba a mucha pero mucha gente aunque la mayoría que llegó era la gente de servicio de sus casas, solo con esa pudieron contar. los únicos Fieles a los patrones y a las barbas de Satanás.

-Luz-bel- hizo berrinche, nadie lo podía parar, su plan era exigirle al Señor la chance de Gobernar…

Léelo...
ES NEGOCIO REDONDO DEL TRANSPORTE PARA “EL BRONCO”

Su ambición lo cegaba, creía que podía llegar a ser mejor que su amo, a quien le debía todo… y convocó a la rebelión.

“Unidos” en ese cuchitril vociferando creían que su grito llegaría hasta “arriba” y el Señor se amedrentaría… Pobre “Luz-bel”, de ese cuartucho oscuro solo un murmullo salió. Chiquito; Tan pequeñito que ni el propio infierno lo escuchó”.

Léelo...
Va Fuerza Civil a curso “patito”, y estado evade responsabilizarse si llegasen a tener una lesión

Y ahí van ahora… pateando un bote, sin darse cuenta que ese infierno que aseguran es grande poco a poco los va chamuscando más y más.

Algún día entenderá esta parejita infernal que pisarle la cola al diablo no te lleva más que al mismo infierno y a lamerle la cola a Satanás.